18/2/17

Proyecto de paso de palio para María Santísima del Rosario del Mar


Proyecto de Paso de Palio para
María Santísima del Rosario del Mar
“El solio real almeriense”
  • Introducción
  • Descripción del paso de palio
  • Intenciones estéticas
  • Programa Iconográfico
  • Aportaciones y resoluciones novedosas del palio
  • Conclusiones.
  1. Introducción.
    A la hora de afrontar el trabajo de diseño y proyección de un paso de palio al completo, escoger un estilo capaz de dotar de la personalidad propicia al dibujo es si cabe menos importante que alojar la estética del futuro paso de palio como el intento de una aportación a toda su Semana Santa local y reclamar para él una idiosincrasia que lo haga reconocible y con él, aumente la devoción y la veneración de la Santísima Virgen bajo el que se cobije.
    No es muy probable que en el siglo XXI consigamos la innovación y que nos ciñamos a los modelos conocidos pero a pesar de ello, seamos capaces de traer en un diseño, un proyecto estilístico muy inusual en las artes cofrades. Esta es la intención del dibujo que firmo y que para ello abunda en el estilo  protobarroco, insólito corpus decorativo y lenguaje compositivo para lo cofrade. Si bien el manierismo ha servido de inspiración y recursos en los últimos tiempos, el protobarroco tan complejo en su plasmación, se preserva en nuestras disciplinas cofrades.  
    A tenor de lo que decía el Director del Museo del Prado, el profesor Pita Andrade, “se trata de los esquemas clásicos pierdan vigor dotando al conjunto de volúmenes ascensionales”. Si bien hay elementos de regusto clasicista, el objetivo primordial ha sido siempre el de un contraste de volúmenes tal y como el profesor Sánchez Corbacho explicaba: “un esfuerzo por dotar la obra de mayor movimiento sin perder la perspectiva clásica de la divina proporción”. No es un proceso manierista, movimiento al que se ha apelado en infinidad de piezas cofrades a lo largo de este último siglo, sino un lenguaje a caballo entre lo clásico y lo barroco.
    El repertorio ornamental casa a la perfección con los proyectos cortesanos y las empresas regias del siglo XVII. A tal punto que la concepción del diseño responde a los extraordinarios soleos reales. En efecto, bajo el criterio heráldico y vexilológico de los “pabellones reales” de armas, identificamos el futuro paso de palio de la Santísima Virgen del Rosario del Mar con un soleo regio. Pero además había que tener en cuenta dos grandes oportunidades devocionales en su creación: de un lado la fundación y difusión devocional en el Hospital de la Magdalena. Por otro lado, su identificación con el culto y el santoral dominico. Este paso de palio es sin duda un conjunto protobarroco, quizás el momento de más y mejor producción artística en Almería y que subraya contundentemente los esfuerzos por aportarle algo a las futuras andas procesionales de la Santísima Virgen del Rosario del Mar, en sus Misterios Dolorosos. Así he entendido el paso de palio llamado a ser un SOLEO REAL ALMERIENSE.
  2. Descripción del paso de palio.
      • Palio
        Una ondulante crestería decorada con las piezas ovales de relieve de la arquitectura protobarroca y el corpúsculo vegetal propio de la época da paso a la bambalina corrida. El conjunto no puede dividirse en varias piezas porque desde el fondo cromático o soporte del terciopelo, pasando por la crestería y el bordado, forman un todo estético. Se apela por encima de todo a la referencia marítima de la Virgen y a la vinculación con la Santísima Patrona de la Ciudad. De tal modo que cada ondulación se corresponde con el concepto de onda del oleaje al que apela la advocación patronal.
        Bordado y orfebrería casan en un mismo sentido conceptual, creando tres espacios, al igual que la sentencia o lema dominica: “Laudere, benedicere, praedicare”. Los juegos de curvas crean un clima de contraluz; rompen la armonía clásica pero respetan su articulación y se atreven a dotar sin pudor de movimiento a la pieza. La decoración vegetal se hace mediante los tallos de lirio y la flor de azucena presentes en la iconografía de Santo Domingo de Guzmán e igualmente en los escudos de la Orden de Predicadores. Roleos y hojarascas campan entre las primeras y al fin, mediante la ayuda de las guirnaldas propias de finales del siglo XVI, enmarcamos óculos para acoger al programa iconográfico y hagiográfico.
        La novedad es que las guirnalda están pendientes de grifos clásicos o dragones a manera de los que acompañan la labor del ferronnerie manierista y que han de entenderse como el símbolo alegórico de la figura de Santo Domingo y con él de su Orden: el “Domini canis”.
        La disposición de bambalina-crestería y de faldón recuerdan los trabajos de tégulas e ímbrices tan habituales en la arquitectura almeriense clásica.
        El resultado es el de un juego de orfebrería y bordado ondulante, que tremola como el oleaje, guiña a la advocación mariana, a la indiscutible importancia del mar en Almería y resulta en todo punto novedosa. Es la primera vez que una bambalina responde al mismo arbitrio estructural que unos faldones, haciendo un juego visual entre ambos. Concluyamos en que Las bambalinas escenifican una torsión curva a partir de una decoración rectilínea, para adaptarla a la línea de la crestería y que arroje la sensación de dinamismo, movimiento y doble juego visual que simboliza el mar.
        Algo muy importante es la dualidad cromática. Rojo al exterior, blanco al interior, recuerda por un lado, los colores inveterados de la ciudad. EL blanco como referencia iconográfica de la Orden de Predicadores. El rojo que prefija las primeras obras artísticas de la Virgen del Rosario en la pintura renacentista. Pero la combinación de ambas es el resultado de la mezcla de colores que componen los pabellones reales, los soleos regios de la heráldica, vexilología y piezas que nos reportan directamente al concepto de Realeza. En efecto, el paso de palio, es un pabellón destinado a acoger a la REINA DEL ROSARIO DE ALMERÍA.
      • Varal:
        La mirada se va hacia una pieza que encuentra contornos y perfiles rota por la calma de la superficie lisa. El varal había de recurrir a una calidad vectoral que sirviera de transición entre el espacio del respiradero y faldón y las bambalinas, de forma que otorgara un sentido de verticalidad y profundidad. Lo importante en su concepción era crear una pieza que fue etérea pero cargada del trabajo ornamental estético escogido, y aun así, resultara liviana. Da la sensación de una pilastra estriada y se copa de recursos  estilísticos del protobarroco almeriense.
      • Respiradero-faldón:
        El faldón polariza toda la atención tanto visual como estética del conjunto. Es el primer elemento de estas características en acoger una forma alabeada que trace una conexión estética idéntica y refleja con las bambalinas. La decoración a manera de guardilla se compone del friso decorativo del Presbiterio del Santuario de Nuestra Señora del Mar dejando en el respiradero, una simetría a base de geometría que con referencias a la Catedral Almeriense, tiene su línea de ruptura en los frisos decorativos que enmarcan las divisiones en paños.
        La orfebrería y el bordado en oro repiten el modelo de tonalidad y plasticidad que se pretende, arriba y abajo, esto es, en Palio (Bambalina-Crestería) y Paso (Respiradero-Faldón). Uno de los propósitos era hacer un conjunto homogéneo.
      • Jarras:
        Los recursos decorativos recuerdan los cartuchos heráldicos de la Parroquial de Santiago de Almería y el trabajo de roleo y hojarasca como evolución manierista hacia el protobarroco. Los esmaltes abundan en la azucena, el gran símbolo heráldico de la Orden Dominica.
      • Peana:
        Es una pieza equilibrada y armoniosa con cartucho, decoración vegetal de roleo y hojarasca y equilibrio roto por su planta, que acoge en el centro el trasunto hagiográfico de la “Entrega del Rosario a Santo Domingo de Guzmán”, en los propósitos de hacer de este paso, el pabellón regio de la Reina del Rosario Almeriense.
          
  1. Intenciones estéticas.
    “Influencias del patrimonio histórico almeriense en el palio”:
  • Puerta de los Perdones de la S.I.Catedral
  • Coro de la Catedral.
  • Portada de la Iglesia Parroquial de Santiago.
  • Molduras y decoraciones del Presbiterio del Santuario de la Virgen del Mar.
  • Entablamento de la Portada del Ingenio.
  • Escudos y referencias del Hospital de la Magdalena.
    El siglo XVI fue el de las grandes empresas constructivas almerienses. La Catedral polarizó en efecto los esfuerzos estéticos locales y sus procesos decorativos se vieron reflejados en obras parroquiales y otras empresas civiles de la época. Gestados en estilo renacimiento, los retrasos en las obras terminarán por alcanzar los años finales de siglo y con ello, la mentalidad propia del que ha venido a ser bautizado como protobarroco andaluz. Este es el punto de partida de nuestras intenciones estéticas y las influencias decorativas que la ciudad de Almería presta a este paso de palio.
    La Puerta de los Perdones de la Catedral sirve como referencia para el estriado del varal y el tratamiento de los asuntos heráldicos del techo de palio. De igual modo, la decoración de su entablamento nos sirve de referencia en piezas vegetales del respiradero o los jarrones con mascarón de cabeza de león sobre arquitabe del primer cuerpo, para la simulación de la pera de remate del varal y la simbología del Dominis Cani del bordado de las bambalinas.
    El Coro Catedralicio nos propone una estilización romboidal perfecta para los paños del respiradero. La acusada presencia geométrica de su decoración en el ático coral, alabeado igualmente como pretendemos en el conjunto, deja al descubierto posibilidades que nosotros, en nuestro lenguaje protobarroco, encajamos en esta pieza.
    El trabajo de cartucho dentro de lo que vino a ser denominado como los Ferroneries en la metalistería española de transición al barroco la hemos descubierto en la labor de escultura pétrea de la portada de la Parroquial de Santiago. Es de una fortaleza visual inusitada la decoración del escudo episcopal de la Iglesia de Santiago, bajo cuyas premisas proponemos la línea decorativa de la orfebrería, en especial en las jarras entrevarales.
    Repetimos esquema decorativo a raíz del friso de enmarcamiento del nicho que acoge la figura de Santiago en esta Iglesia Parroquial para desarrollar espacios del cañón de varal, para los bordados de transición de la bambalina y para el cojunto de decoración de hoja y vegetación de los cuarterones del respiradero.
    En la crestería hemos tenido muy presente la molduración del trabajo de abovedamiento del Santuario de la Patrona. Está claro que la conexión devocional y emocional de esta Hermandad con la Sede Canónica de la Santísima Virgen del Mar está más que puesta de manifiesto. Por lo tanto, en este Templo encontrábamos la necesidad de plasmar sus recursos decorativos y dejarlos prefijados en varios elementos del paso de palio. Así por ejemplo, los
    trazos helicoidales en los varales recuerdan la decoración mural del Presbiterio del Santuario Patronal. EL trabajo de orfebrería del palio (crestería y varales) que además son las piezas que componen con mayor rotundidad nuestro intento de confeccionar un Soleo Real almeriense, están sacados de la Iglesia de la REINA DE ALMERÍA.
    Por último, para nuestros frisos que delimitan el espacio bordado del respiradero, hemos revisado el poderoso y contundente entablamento de arquitrabe con platabandas de la Portada del Ingenio. Es un recurso clásico que conseguía equilibrar el resto de la decoración y que nos seguía aportando los condicionantes del protobarroco, es decir, un clasicismo ondulante y con movimiento. Pero también entendemos en esta pieza su sentido de puerta de triunfo y lo correspondemos con nuestro proyecto de “soleo real para el triunfo del Rosario del Mar. De igual manera, la decoración heráldica del Hospital de la Magdalena nos recuerda la importancia de la historia de esta edificación y su labor en la sociedad almeriense y el intento de recuperación y restablecimiento que dio origen a esta Hermandad.
    Este Hospital al ser del último tercio del siglo XVI, justo cuando el protobarroco comenzará a desligarse del clasicismo y manierismo imperante, nos servía para nuestro proyecto de acoger lenguajes históricos que podían haberse dado en la ejecución de la Sede de la Hermandad. La influencia del neoclásico también la tenemos en cuenta, época en la que se reforma el Hospital. La influencia del Hospital y de la Iglesia de Santa María Magdalena queda de manifiesto a la hora de escoger recursos tales como estrellas de ocho puntas y lazo de cuatro de nuestro corpus decorativo figurado en los faldones.
  1. Programa Iconográfico.
    Todo el paso de palio es un canto al Rosario y a las letanías lauretanas. El discurso es tanto iconográfico como iconológico al incluir en latín 16 de los 20 misterios del Rosario, así como la simbología de las letanías que se reflejan con el canto de estas mismas. El programa iconográfico vuelve de nuevo a reflejar la interrelación entre distintos espacios del conjunto, pues a manera de espejo, respiradero y bambalinas exteriores cuentan una misma cosa.
    Mientras que en cada paño del respiradero una inscripción latina nos recordará una letanía del Rosario, tendrá su correspondencia arriba con la plasmaci´çon iconográfica de esa letanía, quedando tal que así:
    Mater Ecclesiae-Madre de la Iglesia
    Speculum iustitiae-Espejo de justicia
    Sedes sapiéntiæ-Trono de sabiduría
    Causa nostræ laetítiæ-Causa de nuestra alegría
    Rosa mystica-Rosa mística
    Turris ebúrnea-Torre de marfil
    Domus áurea-Casa de oro
    Fœderis arca-Arca de la Alianza
    Porta coeli-Puerta del cielo.
    Stella matutína-Estrella de la mañana
    Salus infirmórum-Salud de los enfermos
    Refúgium peccatórum-Refugio de los pecadores
    Consolátrix afflictórum-Consuelo de los afligidos
    Auxílium christianórum-Auxilio de los cristianos
    Regína sanctórum ómnium-Reina de los santos
    Regína sacratíssimi rosárii-Reina del Santísimo Rosario
    BAMBALINA FRONTAL EXTERIOR:
    Plasmación iconográfica de los trasuntos de las letanías, de izquierda a derecha según la visión del espectador tal que así:
    Madre de la Iglesia
    (Matrona acogiendo a la Iglesia velada)
    Reina del Santísimo Rosario
    (Las cuentas del rosario junto a los símbolos de la realeza)
    Reina de los Santos.
    (Visión de la Virgen rodeada de Santos en actitud de alabanza)
    Su correspondencia es el respiradero frontal, que lucirá según la visión del espectador, de izquierda a derecha, las inscripciones que siguen:
    Mater Ecclesiae
    Regína sacratíssimi rosárii.
    Regína sanctórum ómnium.
     BAMBALINA TRASERA EXTERIOR:

    Plasmación iconográfica de los trasuntos de las letanías, de izquierda a derecha según la visión del espectador tal que así:

    Salud de los enfermos
    Refugio de los pecadores
    Consuelo de los Afligidos.


    Su correspondencia es el respiradero trasero, que lucirá según la visión del espectador, de izquierda a derecha, las inscripciones que siguen:

    Salus infirmórum
    Refúgium peccatórum
    Consolátrix afflictórum


    BAMBALINA DEL COSTERO IZQUIERDO.

    Plasmación iconográfica de los trasuntos de las letanías, de izquierda a derecha según la visión del espectador tal que así: 
    Espejo de Justicia
    Trono de Sabiduría
    Causa de nuestra alegría
    Rosa mística
    Torre de marfil

    Su correspondencia es el respiradero lateral, que lucirá según la visión del espectador, de izquierda a derecha, las inscripciones que siguen:
     

    Speculum iustitiae
    Sedes sapiéntiæ
    Causa nostræ laetítiæ
    Rosa mystica
    Turris ebúrnea

     
    BAMBALINA DEL COSTERO DERECHO.

    Plasmación iconográfica de los trasuntos de las letanías, de izquierda a derecha según la visión del espectador tal que así                     

    Casa de oro
    Arca de la Alianza
    Puerta del cielo
    Estrella de la mañana
    Auxilio de los cristianos

    Su correspondencia es el respiradero lateral, que lucirá según la visión del espectador, de izquierda a derecha, las inscripciones que siguen:


    Domus áurea
    Fœderis arca
    Porta coeli
    Stella matutína
    Auxílium christianórum

    El otro gran programa que se inscribe en el palio es el relato de los misterios del Santo Rosario para el interior del palio, suscrito a las bambalinas y en correlación con el discurso de las letanías del exterior, por lo que esta programación iconográfica queda tal que así:

    • Bambalina Frontal:
       
      Recoge tres de los cinco misterios dolorosos.

    Agonía in Hortu.
    Flagellátio.
    Coronátio Spinis.

    • Bambalina Trasera:
       
      Recoge los otros dos restantes misterios dolorosos y deja el espacio central para el primer Misterio Glorioso, resumen y consistencia de nuestra fe, la Resurrección de Cristo.

    Baiulátio Crucis.
    Resurréctio.
    Crucifixio et Mors.
     
    • Bambalina del costero izquierdo:
       
      Los cinco misterios gozosos cabalgan en los paños de la bambalina desde la delantera hacia la trasera en este sentido.

    Annuntiátio.
    Visitátio.
    Natívitas.
    Praesentátio.
    Invéntio in Templo.

    • Bambalina del costero derecho:
       
      Se reserva a los cinco misterios luminosos que desde la delantera a la trasera, son estos:
       
    Baptísma apud Iordánem.
    Autorevelátio apud Cananénse matrimónium.
    Regni Dei proclamátio coniúncta  um invitaménto ad conversiónem.
    Transfigurátio.
    Eucharístiae Institútio.

    Techo de palio:


    Está dominado por temas heráldicos y presidido en su centro por el escudo dominico. Se acolan en las esquinas otros cuatro escudos más que narran las vicisitudes históricas de la Hermandad. Forman parejas. Así, los de la delantera, hacen referencia al Escudo de Armas del Obispo Fray Diego Fernández de Villalán fundador del Hospital de Santa María Magdalena en donde se acoge canónicamente la Hermandad así como del Rey Felipe II, en cuyo reinado se ejecutó la obra que sirve de sede a la Cofradía y a la devoción mariana de la Santísima Virgen del Rosario del Mar.

    En la trasera, siguiendo con el mismo discurso, se componen dos asuntos heráldicos. En esta ocasión, hacen referencia a la erección canónica de la Hermandad y al refrendo de la misma. Por lo tanto, aparecen el escudo del Obispo Adolfo González Montes, aún pastor de Almería y completa el conjunto el de Su Majestad Felipe IV.

    Todo ello ha de entenderse como un proyecto de exaltación de la Historia de la Cofradía, arrancando desde su sede canónica (y germen cofrade de la misma) y a la historia canónica y diocesana de la Hermandad en su tiempo.

    Por último, recorre a manera de guardilla el conjunto del techo de palio un Lema basado en el escudo del Obispo Fray Diego Fernández de Villalán, fundador del Hospital de Santa María Magdalena y que hace suyo como lema el Hospital que sirve de sede canónica: Fortitudo mea et laus mea dominus: NUESTRA FUERZA Y MI ALABANZA EN EL SEÑOR.

    1. Aportaciones y resoluciones novedosas del palio.

    • La disposición del faldón ondulante
    • La bambalina doble al modo decimonónico.
    • El doble color simulando un pabellón o soleo regio.
    • Los recursos arquitectónicos y decorativos finiseculares o protobarrocos del patrimonio almeriense.
    • La complicidad estética entre la bambalina y el faldón.
    • La relación del programa iconográfico entre respiradero y bambalina.
    • Los guiños históricos a la Sede Canónica y a la devoción dominica de la Advocación “Rosario del Mar”.
       
    1. Conclusiones.
       
      El diseño cofrade actual tiene que luchar contra sí mismo. En un primer lugar porque la capacidad de renovar su lenguaje choca frontalmente con el adocenamiento y con la ingenuidad del cofrade. Estamos anclados continua y preferentemente en un estilo que triunfa y es adecuado, que su capacidad expresiva nos basta para nuestro ajuar y el de las artes y disciplinas artesanas en general. Cada vez que procuro un diseño nuevo, lo hago a sabiendas que cada pieza requiere de una personalidad, de una pretensión identitaria. Este palio en su concepción pretende abundar en un lenguaje no muy predicado. En un corpus decorativo distinto y especialmente, en una inspiración estética lo suficientemente renovadora como para dotar de personalidad intrínseca la labor evangélica, catequética y devocional de la Santísima Virgen del Rosario del Mar por las calles almerienses.
       
      Procura la exaltación de la Orden de Predicadores, siempre atendiendo a que el palio es un ROSARIO sin solución de continuidad que cobija a la Virgen.
       
      Al fin, como Reina del Universo proclamada el 11 de octubre de 1954 por Su Santidad Pío XII mediante la encíclica Ad Coeli Reginam, este palio, es la compilación iconológica de la Santísima Virgen del Rosario del Mar, o lo que es lo mismo, de la REINA DEL ROSARIO DE ALMERÍA. De manera indiscutible por tanto, había de concebirse como un soleo o pabellón real.